5 Tips para balancear tu rutina diaria y tus clases de idiomas

Flag
Sebastian 스페인어 (Spanish)
2017년 7월 23일
1097
3분
Absolutamente a todos nos falta tiempo para hacer las cosas, ya sea por pretextos, por la falta de organización en nuestras vidas, por flojera o porque tenemos actividades durante el día que nos roban tiempo o energía, pero ¿es realmente la falta de tiempo el mayor factor para encontrar balance en nuestra vida o es la falta de buenos hábitos lo que nos hace falta? No es necesario cuestionarnos, sabemos exactamente en qué se nos va el día.

Y es que es verdad, son muy cómodos esos momentos en donde no tenemos absolutamente nada que hacer, no hay preocupaciones y la mente se despeja, pero pasa que ese rato de “despeje” dura 5 horas y, 3 series de Netflix después, nos preguntamos en qué se nos fue el tiempo, sobretodo si podemos utilizar mínimo una hora de esas 5 aprendiendo algo nuevo, por ejemplo, el curso de inglés que dices empezarás el próximo mes desde hace más de un año.

Sigue estos tips y sácale provecho a tu día, dale la importancia a lo que de verdad lo es, como tus clases de idiomas y no vuelvas a sentir que estás perdiendo el tiempo.


  1. Prioridades


Divídelas entre las cosas que tienes que hacer y las cosas que quieres hacer: el trabajo, la familia y comprar el super son cosas que sí o sí tienes que realizar; ir al gym, el juego de póker y el maratón de Harry Potter son cosas que tienes programadas y que tienes muchas ganas de hacer, pero pueden no ser una prioridad. Aprende a hacer listas y piensa qué cosas son realmente importantes en tu rutina.

  1. Utiliza el botón delete para esas actividades que no aportan

Si ya tienes claro qué cosas no son tan importantes y cuáles no son prioridad ¡dales delete! Entre más actividades elimines que te hacen perder el tiempo, más tiempo tendrás para hacer actividades nuevas que te aporten algo. Dile sí a más tiempo en clases de acuarela, para leer, aprender francés, basta de regalarle el tiempo a las redes sociales, a echar chisme en el trabajo y quedarte horas extras y deja de hacer quizzes sobre cuál Kardashian eres de acuerdo al color de tus calzones. Elimina todo lo que no va.

  1. Pon límites

Aprende a decir que no y a fijarte metas. Si has decidido enfocar tu tiempo libre en algo productivo, primeramente ¡felicidades! Y segundo ¡lógralo! Es muy fácil proponernos cosas y no hacerlas, así que menos palabras y más acciones. Aprende a decir que no a esas chelas after office, a ir al cine a ver películas malas y a salir tarde del trabajo. Si has decidido por fin hacer del inglés tu segunda lengua dedícale tiempo al estudio, aprender inglés es muy fácil, más si realmente nos lo proponemos. Sé más eficaz en el trabajo y sal a tus horas, te aseguro que el tiempo que pierdes en la plática, viendo memes y dando likes puede ser empleado para terminar tus tasks del día y tener tiempo para tus clases por la tarde.

  1. Organiza tu tiempo: todos tenemos 24 horas

Ahora sí viene lo bueno, organicemos el día por hora y actividad. Ya sé, eres un alma libre que le gusta ir con la corriente, lo menos que quieres es ser parte del sistema y convertirte en robot, pero créeme, un poquito de control en tu vida es muy bueno y te liberará de ansiedades, estrés y te hará feliz porque harás mucho más con tu tiempo.

Comienza a usar una agenda y programa tus actividades laborales y extracurriculares, como tus clases de idiomas y personales. No temas en agregar ese partido de la Champions League que tantas ganas tienes de ver o el café con las amigas ¡todo se vale! No se trata de alejarte de la diversión, al contrario, es para darte cuenta que hasta para eso hay tiempo. Compra una agenda si eres de gustos vintage y personalízala o utiliza tu smartphone y bájate Wunderlist o Remember the Milk, dos apps que te ayudarán a organizar tu día.

  1. ¡Aprovecha tu adicción a la tecnología y aprende online!


Si lo que menos quieres es ir después de la escuela a otra o peor, después del trabajo ir a una escuela, eres el candidato perfecto para tomar clases online. Olvídate del viejo método presencial en un salón con más de 10 alumnos, olvídate de comprar libros, tomar miles de anotaciones y repetir una y otra vez a una sola voz “My name is, Your name is, Her name is…” .

Si ya le dedicas la mitad de tu tiempo a tu smartphone o tu computadora, sácale provecho y toma clases de idiomas online, hay varias plataformas en donde puedes aprender a la hora que tú quieras, en dónde tú quieras y el idioma que se te antoje con profesores nativos de la lengua, así tendrás toda la certeza que te estará enseñando alguien experto y que vive el idioma todos los días.

Agregar nuevos hábitos a tu rutina y eliminar a esos intrusos roba tiempo te hará sentir que aprovechas al cien tus horas, pon orden y -sobretodo- balance a tus días para que por fin puedas aprender ese idioma que tanto puede aportar a tu vida, tanto social como laboral y agrega varias clases a la semana, tómalas como un pasatiempo divertido y déjate de pretextos.