5 mercados navideños europeos que no te puedes perder cuando viajes en Europa

Profile PictureFlag
Sebastian 스페인어 (Spanish)
2017년 10월 28일
830
3분
El año está a meses de terminar y Navidad está a la vuelta de la
esquina, la época más esperada por muchas personas para poder tomar una
bebida dulce y calientita para calmar el clima frío. Los mercados
navideños son un evento importante en Europa, costumbre que llevan a
cabo de varios años atrás y en el que se aprecian aromas únicos,
ambientes festivos y manjares culinarios.

Esta guía de los mejores mercados navideños en Europa te será de gran
utilidad si pasarás las fiestas lejos de casa. Estos mercadillos son
montados por los locales de diferentes pueblos, por lo que es muy
probable que sólo hablen su lengua nativa, te recomendamos [*practicar
el idioma*](https://es.verbling.com) de la ciudad que visitarás para
poderte comunicar con mayor facilidad.

1. Mercado en la Plaza de la Ciudad Vieja. Praga, República Checa


Praga es casa del mercado de Navidad más grande de la República Checa, y
probablemente el más bonito, el imperdible mercadillo navideño en la
Plaza de las Ciudad Vieja. Cada año, los locales enamoran a los
visitantes con su acogedora decoración y ambientación excepcional, pero
lo que realmente cautiva a los invitados es el aroma navideño a canela y
clavo. Podrás degustar botanas típicas o jamón asado acompañado de vino
caliente o de licor de miel. En Praga también tienes la opción de
recorrer otros mercados, por ejemplo en la Plaza Venceslao, en la Plaza
de Carlos, o en la Casa Municipal de Praga.

2. Mercado Niño Jesús. Viena, Austria


Viena es una ciudad que enamora sin importar la temporada del año en que
la visites, esto sólo mejora con un entorno de luces de diversos
colores, villancicos y una vibra navideña. El mercadillo estrella de
Viena es el del Niño Jesús ubicado en la Plaza del Ayuntamiento, se
distingue por un enorme árbol de Navidad y por sus más de 140 puestos de
madera donde podrás encontrar una gran variedad de dulces y artículos
decorativos. Este mercado no sólo es para pasear, pues tiene varias
actividades para los más pequeños, por ejemplo recorridos en un tren
navideño y talleres de cocina infantiles. Siendo esta la capital europea
de la Navidad, tendrás la posibilidad de visitar y conocer un mercadillo
navideño en casi todas sus localidades.

3. Mercado en la Plaza del Antiguo Ayuntamiento. Tallin, Estonia


Esta ciudad de ambiente medieval se transforma cuando la Navidad se
aproxima, con un gran árbol en la Plaza del Antiguo Ayuntamiento, los
coros tradicionales de la época y un entorno idílico de blanco por la
nieve que cae. En este mercadillo podrás recorrer los puestos que rodean
el árbol de Navidad y probar los sabores locales de Tallin, comprar
artesanías hechas a mano típicas de toda Estonia y entrar en calor con
un vino caliente. Por si fuera poco, este mercado guarda la sorpresa de
la llegada de Santa Claus con sus renos, invitando a los niños a leer
poemas con él y a pedir sus regalos para la tan esperada mañana de
Navidad.

4. Christkindlesmarket. Núremberg, Alemania


Este mercado navideño ubicado frente a la iglesia de Nuestra Señora sin
duda es el más famoso del país por su antigüedad, pues su origen se
remonta hace cuatro siglos. El mercadillo es inaugurado con la llegada
del Ángel de la Navidad y posteriormente un joven vestido con un traje
dorado va anunciando “la buena nueva” por las calles adoquinadas. La
decoración es extraordinaria, perfecta para saborear las especialidades
locales como las almendras tostadas, el vino caliente especiado, sus
tradicionales galletas de especias y miel que verás por todo el mercado
y por supuesto, todo tipo de salchichas. El mercadillo también cuenta
con un espacio creado específicamente para todos los niños, con un
majestuoso carrusel de estilo retro.

5. Skansen. Estocolmo, Suecia


El mercado navideño de Skansen es mejor conocido como el museo al aire
libre, tendrás la fortuna de ver a los artesanos en acción a luz de
Navidad y recorrer todos los puestos decorados con la tradición de la
época y abarrotados con juguetes hechos a mano, artesanías locales y
mercancía navideña, todo esto mientras caminas sobre una capa de nieve y
el aroma a galletas de jengibre te arropan. Este mercadillo se ha
convertido en un punto de reunión durante la temporada por sus
interesantes actividades, podrás hornear tu propio pan y hasta fabricar
tus propias velas. Aquí tendrás la oportunidad de catar la verdadera
gastronomía sueca, no sólo salchichas ahumadas, sino también reno
ahumado y carne de alce, acompañado de vino especiado caliente.

No importa el país al que viajes o la ciudad que vayas a visitar en
Navidad, no te puedes perder los mercados navideños que se ponen en las
diferentes plazas de una localidad, son una verdadera expresión de sus
tradiciones, costumbres y cultura.

흥미로운 글